ARTISTA

Sandra Nakamura, La inspiración de lo cotidiano

por Sonia Pérez Unzueta

¿Cómo es nuestra relación con el espacio que nos rodea? Cotidiana, rutinaria. No percibimos detalles, no contemplamos los espacios, los elementos que forman parte de la escenografía de nuestras vidas. El redescubrimiento de estos elementos, o de nuestra relación con ellos, es parte de lo que Sandra Nakamura busca con sus proyectos de intervención.

JPEG - 39.3 KB
Echar en falta un astro, 2008. MAC Lima.
Foto: Eduardo Hirose

Se trata de un ejercicio y de una provocación constante donde Nakamura juega con esos elementos cotidianos para reflotar aquello que se encuentra en nuestra memoria colectiva. Ese elemento, ahora modificado, apela a la nostalgia para que reparemos en él, repotenciando el significado de algo que se volvió imperceptible. Las personas conciben aquello que es público como ajeno, no “de todos” sino “de nadie”, y ante las alteraciones efímeras de la artista, reaccionan e intervienen, reconocen el espacio como suyo, se apropian de lo público.

Lo significativo en su trabajo es la participación de la gente, el cuestionamiento acerca de una situación, de un contexto. Las intervenciones son solo excusas para indagar en conceptos alrededor de variantes sobre lo social, cultural, político y económico; como la transformación social del espacio a partir de los movimientos migratorios ( A house of no one but their own: Pilotprojekt Gropiusstadt, Berlín, Alemania), los conceptos de propiedad y el rol de la economía vinculados a la estabilidad del ser humano (Un metro cuadrado en algún rincón del mundo, Huesca, España), la velocidad y el pasar de la vida en acciones tan simples y cotidianas como la movilización diaria en los medios de transporte público o el cambio de nuestra cotidianeidad por la expansión de las ciudades ( Mein Vertrag Sieht 15 Urlaubstage Vor: Sistema de transporte público , Jena, Alemania), espacios públicos abandonados u olvidados por diferentes circunstancias, espacios controversiales, que generan divisiones sociales y la búsqueda de un acuerdo en común (Echar en falta un astro: Museo de Arte Contemporáneo, Lima, Perú).

La artista visual Sandra Nakamura nació en Perú y es de familia japonesa y china. Se formó profesionalmente en EE.UU., España, Alemania y Japón, y esto ha hecho de ella una artista nada convencional por la calidad errante y poco arraigada de su formación e identidad. No maneja los lenguajes clásicos, pero percibe el arte como una forma de trabajar conceptos. Le interesa comunicar ideas e incentivar la participación de la gente antes que crear objetos y por ello plantea, desde distintas ciudades del mundo, intervenciones en espacios públicos y en sitios específicos que abiertamente deshabitúan las dinámicas y emplazamientos en una determinada metrópoli.

(...) artículo completo en la revista